¿Por qué me siento peor después de una sauna de infrarrojos? (4 razones)

why do i feel worse after infrared sauna

Las saunas están ganando popularidad como una excelente manera de relajarse. Las saunas de infrarrojos en particular están experimentando un renacimiento. Mucha gente ve una sesión regular de sauna como una forma de reducir el estrés y mejorar su salud. Pero a veces la realidad no está a la altura de tus expectativas.

Si te has preguntado, "¿Por qué me siento peor después de una sauna de infrarrojos? " No estás solo.¿Entonces qué pasó?

Examinaremos por qué algunas personas se sienten peor después de una sauna. Te damos algunos tips y consejos sobre cómo afrontarlo.

Entonces, si estás listo, ¡comencemos!

Índice

¿Qué es una sauna de infrarrojos?

Primero, veamos qué es una sauna de infrarrojos y en qué se diferencia de una sauna tradicional.

Los modelos tradicionales se denominan saunas finlandesas porque proceden de Finlandia. Tienen forma de camarotes con banco. El elemento calefactor está cubierto con carbón. El agua se vierte sobre las brasas de vez en cuando para crear vapor.

Por otro lado, el calor en una sauna de infrarrojos es generado por rayos infrarrojos. La luz calienta directamente los objetos de la sauna, incluidas las personas. Esto difiere de una sauna tradicional donde se aumenta la temperatura del aire.

Por lo tanto, la temperatura de la sauna de infrarrojos es significativamente más baja que la de la sauna finlandesa.está cerca 120 a 130 grados Fahrenheit, y entre 150 y 195 grados. Como resultado, a muchas personas les resulta más cómodo relajarse.

Y debido a que el calor es generado por la luz, las saunas de infrarrojos pueden ser más pequeñas que las versiones que usan calentadores y carbón. Puede encontrar tiendas de sauna compactas o incluso envolverse en una manta de sauna.

Pero ya sea que esté sentado en un banco o recostado sobre una manta de sauna, la idea es relajarse y hacer ejercicio.¿Por qué te sientes peor al final del curso que al principio?

Mito

Hay un montón de tonterías por ahí cuando se trata de los efectos de los saunas en su cuerpo. Algunas de estas tonterías se utilizan para "explicar" por qué es posible que no te sientas bien después de una sesión. Así que empecemos por desmentir algunos mitos.

Relacionado:  20 beneficios de la sauna que debes conocer

Las saunas, ya sean tradicionales, de infrarrojos o de mantas de sauna, solo hacen una cosa: te calientan. Su cuerpo responde al calor sudando y dilatando los vasos sanguíneos.

Las saunas no derriten la grasa. No elimina las toxinas de su cuerpo, excepto en pequeñas cantidades en el sudor. No haga" simular fiebre ', y no activa su sistema inmunológico para producir anticuerpos. Tampoco le hace nada a tus células.

Tenga eso en cuenta mientras lee algunas de las supuestas explicaciones para sentirse mal después de una sauna.

Nada sucede “a nivel celular” cuando tomas una sauna. Su cuerpo no tiene que adaptarse a él más de lo que lo hace a un día caluroso. Así que simplemente hacer lo mismo y esperar que de repente dejes de sentirte mal no funciona.

También puede encontrar afirmaciones de que «sauna» Eliminar "toxinas".. Se dice que en algunos casos los sistemas de las personas no están equipados para lidiar con estas toxinas circulantes. Por eso te sientes mal.

No hay absolutamente ninguna evidencia científica real para esta explicación. Entonces, antes de gastar su "pegamento intestinal" recolectando esas toxinas perdidas, considere una explicación más simple. Es el calor el que provoca tu malestar y/o la pérdida de agua en forma de sudor.

Veamos qué pasa en la sauna.

Demasiado caliente y deshidratado

Su cuerpo necesita mantener una temperatura interna constante de alrededor de 98,6 grados Fahrenheit.si eres tu en la sauna, todo el calor significa que tu cuerpo tiene que tomar medidas para enfriarse. Esto se hace de varias maneras.

Una es dilatar los vasos sanguíneos, lo que puede dar a algunas personas un aspecto sonrojado. Los vasos sanguíneos dilatados tienen una superficie más grande, lo que permite que el calor se disipe más rápidamente.

Otra forma importante de refrescar el cuerpo es a través de la sudoración. La humedad en la superficie de la piel se evapora y se enfría.

Pero la sudoración excesiva puede ser un problema. Esto se debe a que está privando a su cuerpo de agua y su cuerpo necesita agua para funcionar. Si el nivel de agua en su cuerpo es demasiado bajo, puede deshidratarse.

Entonces, ¿cómo puedes sentirte así?

Relacionado:  Temperatura ideal de la sauna: ¿Cuál es la temperatura de su sauna?

Golpe de calor

Demasiado caliente significa que su cuerpo no se está enfriando lo suficientemente rápido. Esto puede causar Golpe de calor o incluso golpe de calor.

El agotamiento por calor es el más leve de los dos problemas. Los síntomas incluyen mareos o aturdimiento, sudoración profusa y debilidad general. Su pulso puede volverse débil pero rápido, y puede náuseas o vómitos. Su piel puede volverse pálida y húmeda, y puede sentirse débil o incluso débil.

Si su cuerpo está expuesto a demasiado calor durante un largo período de tiempo, puede sufrir un golpe de calor. Esta es una situación más grave. Daña los músculos, el corazón, los riñones y el cerebro. Incluso puede ser fatal si no se trata.

El golpe de calor va acompañado de altas temperaturas por encima de los 103 grados Fahrenheit. Puede perder el conocimiento y su pulso puede ser fuerte y rápido. Su piel puede sentirse roja y caliente.

Si experimenta síntomas de golpe de calor, abandone la sauna inmediatamente. Esta no es una prueba de estrés y permanecer allí no aumentará su tolerancia. Solo te sentirás cada vez peor. Sus efectos pueden ser muy graves.

Si sospecha un golpe de calor, llame a una ambulancia.

Conoce tu perfil de riesgo

La deshidratación, el agotamiento por calor y el agotamiento por calor son problemas serios. Pero para la mayoría de las personas, eso no significa que tenga que renunciar a las saunas o las mantas de sauna. Simplemente significa que deben usarse con cuidado. Cómo lo hiciste

Para los principiantes, es útil saber que algunas personas corren un mayor riesgo.

  • Los niños menores de 4 años y los adultos mayores de 65 años son generalmente más sensibles a los efectos del calor.
  • Lo mismo ocurre con las personas con hipertiroidismo y esclerosis múltiple u otras enfermedades que afectan la función nerviosa y motora. Esto último hace que las personas sean menos conscientes de los efectos del calor. Eso podría significar que podrían quemarse sin saber lo que pasó.
  • Si padece enfermedades cardiovasculares o arritmias cardíacas, consulte a su médico antes de usar la sauna. El calor puede aumentar la frecuencia cardíaca y causar ritmos cardíacos anormales en algunas personas.
  • También es más propensa al calor si está embarazada, tiene presión arterial baja o enfermedad renal. Lo mismo se aplica si está tomando medicamentos para bajar la presión arterial, diuréticos u otras drogas que pueden causar mareos.
  • Si tiene una herida o irritación en la piel, espere a que la herida cicatrice antes de usar la sauna. El calor causa más irritación. Las heridas abiertas también son propensas a la infección. Es un riesgo particular cuando se usa una sauna pública.
Relacionado:  7 peligros de las saunas de infrarrojos (cómo usarlas)

Si cae en alguna de estas categorías, consulte a su médico antes de usar una sauna.

Maneras de protegerse de los problemas

Hay varios pasos que puede seguir para minimizar el riesgo de problemas al usar una sauna.

  1. Primero, asegúrese de estar bien hidratado antes de entrar a la sauna. No beba alcohol de antemano, beba mucha agua. También es bueno beber agua en la sauna y tomar un buen trago al salir.
  2. No sobrecargue su sauna. No es necesario: obtienes ese tipo de felicidad a temperaturas más bajas. Y evitarás sobrecalentar tu cuerpo y causarte lesiones.
  3. Si nunca antes ha usado una sauna, no sabrá lo bien que se siente. No sientes que tienes que quedarte allí por un tiempo preestablecido. Comience con una sesión más corta. Puedes intentarlo más tarde si quieres.
  4. Escuche a su cuerpo al tomar una sauna. Si se siente enfermo o mal, váyase inmediatamente y beba mucha agua. Si todavía se siente mareado o aturdido después de salir de la sauna, consulte a un médico.

Uso seguro de la sauna

Esto nos lleva a la pregunta "¿Por qué me siento peor después de una sauna de infrarrojos? "

Siempre es importante escuchar a tu cuerpo. No ignores las náuseas o el malestar: son un aviso de que algo anda mal. Asegúrate de mantenerte hidratado y no te excedas con el calor. Si te sientes mal, sal de la sauna.

Si está embarazada, consulte a su médico antes de utilizar la sauna. Lo mismo se aplica si tiene una enfermedad cardiovascular, enfermedad renal, tiroides hiperactiva, esclerosis múltiple o presión arterial baja. Si su piel está irritada o tiene una herida abierta, espere a que cicatrice antes de ingresar a la sauna.

Recuerda ¡Todo se trata del calor y el sudor!Ya sea que use una sauna de infrarrojos, una sauna finlandesa o una manta de sauna, todos estos consejos se aplican por igual.

Las precauciones de sentido común permiten que la mayoría de las personas disfruten de una experiencia de sauna sin efectos nocivos.

Maria Belen

Tal vez te pueda interesar: